Técnica FUE

TÉCNICA FUE

La extracción de unidades foliculares (técnica FUE) es una técnica de trasplante de cabello con unos resultados excelentes, una recuperación muy rápida y mínimamente invasiva.

Debido a la gran cantidad de beneficios y ventajas que posee, es considerada la mejor técnica de trasplante de cabello.
A continuación te describimos detalle a detalle como es un trasplante capilar en nuestro centro médico.

1. Llegada del paciente al centro médico.

Una vez que el paciente llegue al centro médico, la persona responsable del área capilar lo estará esperando para indicarle donde está el área quirúrgica. Una vez allí, se tendrá que cambiar y preparar para la intervención.


2. Presentación de enfermeras, auxiliares y staff médico.

La enfermera encargada de acompañar al médico durante todo el procedimiento recibirá al paciente en el quirófano. El médico le explicara al paciente detalle a detalle como se va a realizar la operación, la cual consta de dos partes: extracción e implantación.


3. Fotografías pre-operatorias

Antes de comenzar con el trasplante, se realizarán unas cuantas fotografías para comparar el resultado final de la cirugía con la apariencia del paciente antes de comenzar la intervención  y para poder observar la evolución del tratamiento hasta conseguir el resultado deseado. Además, si el paciente lo requiere podrá pedir las fotografías en cualquier momento.


4. Aclaración del proceso quirúrgico.

Después de haber realizado las fotografías, el paciente deberá tomar una medicación indicada por nuestro personal médico para evitar y controlar infecciones (Profilaxis antibiótica). Luego, se le explicaran al paciente las dos fases de la cirugía: extracción e implantación. Estas fases pueden llegar a durar desde dos a cuatro horas, dependiendo de las unidades foliculares que sean necesarias para el tratamiento.

Entre la fase de extracción y de implementación habrá un descanso para que el paciente almuerce y descanse.


5. Diseño de la zona receptora y donante.

Según los gustos del paciente y la sugerencia del médico, en una consulta pre-operatoria se habrá realizado un pre-diseño para conseguir un resultado perfecto y natural. Más tarde, en el quirófano, el médico volverá a hacer el diseño que se acordó desde un principio y se dibujará en la zona receptora y en la zona donante.

El cabello se deberá de cortar, pues para la extracción de las unidades foliculares necesitamos una zona libre de cabello.


6. Anestesia.

La anestesia utilizada será local, por lo tanto el paciente permanecerá despierto durante toda la intervención y no correrá ningún tipo de riesgo.


7. Extracción de unidades foliculares en la zona donante.

Una vez elegida la zona donante, que será la parte lateral o posterior del cuero cabelludo, e inyectada la anestesia, pasaremos a retirar las unidades foliculares de la cabeza del paciente, pudiendo mientras descansar, ya que debido a la anestesia no sentirá dolor. El médico será el encargado de elegir las mejores zonas para retirar los folículos dependiendo de las características de cada paciente.

Los folículos elegidos, serán folículos que crecerán toda la vida debido a que provienen de zonas genéticas programadas para no caer. Además, el médico los retirará de manera sutil y eficaz para mantener la total integridad del folículo.

Los instrumentos quirúrgicos utilizados para la extracción son milimétricos teniendo un rango de 0,75 a 0,90 mm, según el diámetro del pelo de cada uno de nuestros pacientes. Estos actúan como un microbisturí y se denominan “punchs”.  Luego, después de haber cortado el pelo con el punchs se utilizan unas pinzas especiales para extraer el cabello y se colocan los folículos a baja temperatura en un recipiente, separándolos según el número de pelos que tenga cada unidad folicular.


8. Conservación y preparación de las unidades foliculares.

Durante toda la intervención se lleva un control exacto del número total de cabellos; primero un contador cuenta las unidades foliculares y luego una enfermera cuenta el total de cabellos que tiene cada unidad.

Una vez contabilizados, se colocan en una solución de almacenamiento indicada para mantener toda la integridad de los folículos y luego las enfermeras especializadas en este ámbito se encargan de su preparación, manipulación, mantenimiento y cuidado. Esta fase es muy importante para que el trasplante tenga éxito, por ello es necesario que las unidades foliculares permanezcan hidratadas y a baja temperatura a través de una sustancia de almacenamiento especial.


9. Tiempo de descanso para el almuerzo.

El tiempo de descanso variará entre 30 o 45 minutos dependiendo de la duración del procedimiento. En este descanso el paciente podrá descansar, realizar una corta llamada o comer algo ligero.


10. Implantación de las unidades foliculares.

Esta es considerada la segunda fase del tratamiento. En esta etapa se injerta uno a uno los folículos en la zona receptora de la cabeza del paciente y es realizada con anestesia local al igual que en la fase anterior.

Las enfermeras son las encargadas de colocar las unidades foliculares en un pequeño dispositivo, que entra en el cuero cabelludo, llamado implanter y es aquí donde el cirujano demuestra su gran habilidad al colocar los folículos en la dirección, la cantidad y el ángulo correctos.


11. Fotografías post- operatorias.

Una vez finalizada toda la cirugía, se vuelven a realizar fotografías para comprobar el cambio significativo tras la operación y la nueva apariencia o imagen del paciente.


12. Indicaciones a seguir después de la operación.

Después de la cirugía, el paciente deberá de seguir unos pasos para la supervivencia y el cuidado del nuevo cabello. Por lo tanto, se le explicará al paciente una serie de instrucciones con respecto al cuidado, la medicación, el lavado del cabello, la evolución,  el crecimiento del injerto y los posibles efectos secundarios.

VENTAJAS (TABLA)

No se utiliza bisturí, ni se realizan puntos de sutura.
No deja cicatriz visible para el ojo humano, ya que no precisa de puntos de sutura, al contario que la técnica de la Tira.
El periodo de recuperación con esta técnica es más corto, rápido e indoloro.
Se puede llevar el pelo corto debido a que no hay cicatriz visible.
Se puede usar pelos de otras partes del cuerpo para la extracción.
Permite seleccionar el tipo de unidades foliculares necesarias. (1,2, 3 o 4 pelos)
No existe riesgo de perder la sensibilidad nerviosa o de daño vascular o nervioso.
Posibilidad de varias intervenciones seguidas.
Las unidades foliculares mantienen su integridad.
Los instrumentos utilizados para el procedimiento son microquirúrgicos.

INCONVENIENTES (TABLA)

Esta técnica es más laboriosa y por lo tanto la cirugía es más lenta, pues al extraer las unidades una por una se tarda más.
En la mayoría de los hombres hay que cortar el cabello, pues se necesita una gran cantidad de unidades